HISTORIA Y CULTURA

RUTA DEL VINO DE CALATAYUD

Calatayud, principal localidad de la provincia de Zaragoza, tras la capital, cuenta con unas excelentes comunicaciones viarias y ferroviarias como el AVE. A tan solo 25 minutos de Zaragoza y a 55 de Madrid, es una de las zonas vitícolas de mayor altitud de España, con viñedos centenarios en condiciones naturales extremas, muy propicios para la elaboración de unos vinos de excelente calidad y reconocido prestigio.

La Comarca de Calatayud posee una gran riqueza patrimonial, con su Mudéjar declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, con recursos naturales únicos como el Monasterio de Piedra, una amplia oferta de balnearios de aguas minero-medicinales, Campo de Golf y más de un centenar de recursos turísticos, paisajes, hoteles, restaurantes y establecimientos comerciales que podrá descubrir recorriendo bodegas y degustando nuestros vinos.

LOCALIZACIÓN Y CONTACTO

MÁS INFORMACIÓN

CONOCE NUESTRA RUTA

EL VINO

Viñedo extremo. Vinos de altura.

El cultivo de la vid en la zona se remonta al siglo II a. C., confirmado con el hallazgo de un lagar en el pueblo Celtíbero de Segeda de gran importancia en la guerra numantina, situado entre los términos municipales de Belmonte de Gracián y Mara.

La primera referencia escrita sobre la gran calidad de los vinos de la Comarca se remonta al siglo I y su autor es Marco Valerio Marcial, historiador que nació en la ciudad romana de Bílbilis.

Bílbilis Augusta fue una ciudad floreciente en su época y en sus cercanías los árabes fundaron la actual Calatayud. Los romanos desarrollaron la vid, los musulmanes la abandonaron y los cristianos volvieron a destacar su importancia durante la reconquista como cultivo colonizador.

A finales del siglo XII los monjes del Cister promovieron la plantación de la vid en esta zona y fundaron el Monasterio de Piedra, y sus bodegas dan fe de la importancia de la vid en las tierras de su entorno.

Con la llegada de la filoxera a Francia los viñedos se extendieron hasta superar las 44.000 ha. Sin duda las buenas comunicaciones ferroviarias de Calatayud favorecían las exportaciones de vino y, en consecuencia, el cultivo de la vid.

En la década de los años 60 los viticultores se unen y crean las cooperativas. Posteriormente viendo la calidad de los vinos elaborados, los bodegueros solicitaron la creación de esta Denominación de Origen hasta su ratificación a finales de los 80.

Cepas con más de 100 años, la altitud a la que se encentran la mayoría de los viñedos, así como una climatología extrema, con veranos muy secos y calurosos e inviernos con fuertes heladas, dan forma al eslogan de la D.O.Calatayud, Viñedos Extremo, Vinos de Altura.

RECURSOS

La Ruta del Vino Calatayud dispone de unos atractivos turísticos difícilmente repetibles.

Hablar de Calatayud es hablar de paisaje, hoces, sierras, barrancos, ríos, el mudéjar, balnearios, deportes como la pesca, la caza y el golf, gastronomía, plazas hoteleras y en cada estación un atractivo.

Todo esto unido al vino conforman un atractivo enoturístico que nos ha hecho crear la Ruta del Vino de Calatayud.

En la actualidad la Ruta del Vino Calatayud cuenta con mas de 30 establecimientos adheridos, entre los que se encuentran bodegas, hoteles, con una capacidad hotelera de más de 800 plazas, balnearios, con tratamientos termales y tramientos de vinoterapia, restaurantes de reconocido prestigio, museos, parques naturales, campo de golf y varias tiendas especializadas.

PATRIMONIO
Nuestro mudéjar, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La Comarca de Calatayud posee una gran riqueza patrimonial, con su Mudéjar declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, con recursos naturales únicos como el Monasterio de Piedra, una amplia oferta de Balnearios de aguas minero-medicinales, Campo de Golf y más de un centenar de recursos turísticos, paisajes, hoteles, restaurantes y establecimientos comerciales que podrá descubrir recorriendo bodegas y degustando nuestros vinos.

FESTIVIDADES

Principales festividades.

No hay pueblo sin fiesta característica en este territorio milenario, cobrando una importancia más que significativa, que se evidencia sólo con citar un dato: de las 11 primeras declaraciones de Fiestas de Interés Turístico en Aragón, 8 tienen lugar en nuestra comarca, ¡nada más y nada menos!

La Semana Santa es en nuestra tierra plato fuerte festivo, sobresaliendo las representaciones en Calatayud, Ibdes, Jaraba, Ateca y Torrijo de la Cañada.

Con el buen tiempo llegan las típicas y populares fiestas, entre las que cabe destacar por su multitudinaria participación las de San Roque en Calatayud, y las de Terrer y Munébrega por sus peculiaridades.

Especial auge están tomando Las Alfonsadas, festividad recreacionista en la que Calatayud vuelve al medievo, representando la toma de la Ciudad por el Rey Alfonso.

Dentro de las tradiciones más inconfundibles cabe resaltar la ancestral Contradanza de Cetina, en la que los danzantes ataviados con trajes que recuerdan esqueletos representando la muerte, bailan en la noche únicamente con la luz de las antorchas. O la Máscara de Ateca, personaje semigrotesco vestido con traje a rayas que asciende al cerro de San Blas desde cuya cima los muchachos le lanzan insistentemente fruta.

GASTRONOMÍA

La Borraja, el congrio, el ternasco y los dulces

 

A la hora de sentarse en la mesa, la Comunidad de Calatayud le ofrece verdaderos tesoros gastronómicos. Basada en los productos de sus fértiles tierras, cocinada sin trucos y sin prisas, el viajero debe hacer un alto en el camino para redescubrir una forma natural de alimentarse.

Las fértiles vegas de los ríos aportan desde hace siglos excelentes productos: maravillosas verduras, entre las que destaca la borraja, y apreciadas frutas en todas sus variedades, históricamente alabadas por numerosos autores.

El pasto de las sierras confiere a nuestros ganados autóctonos un vigor que se traduce en una carne inmejorable, el prestigioso ternasco.

Los dulces en Calatayud constituyen un capitulo propio. El chocolate tiene en nuestra tierra el honor de ser el lugar de toda Europa donde se elaboró por primera vez, y la repostería de todo tipo, destacando los bizcochos y las frutas confitadas, ha alcanzado merecida fama fuera de sus fronteras.

Mención aparte cabe señalar el congrio, que aunque es un pescado de mar, forma parte de la cocina bilbilitana como si de un ingrediente autóctono se tratara. Y es que fue el producto del intercambio comercial que desde hace y durante muchos siglos se mantuvo con el pueblo gallego, por nuestras afamadas cuerdas y maromas.

ACTIVIDADES

Disfruta del Enoturismo de una manera diferente.

Las bodegas de la Ruta del Vino Calatayud ofrecen una amplia lista de actividades enoturísticas, como visitas a bodegas, catas, visitas a viñedos, pero también ofrecen experiencias únicas como poder convertirse en enólogo por un día, paseos fotográficos por los viñedos, rutas en btt, o senderistas entre viñedos. Otro gran atractivo de nuestra ruta es el Golf, al contar con un campo de 18 hoyos, que se encuentra entre los mejores de España.

Numerosos son también los restos históricos y arquitectónicos que  en la Comarca de Calatayud, fruto de las tres culturas que cohabitaron en esta zona (cristiana, judía y musulmana), destacando especialmente la Judería, una de las más estudiadas del país, y su mudéjar, declarado Patrimonio de la Humanidad.

CÓMO LLEGAR

Entre Madrid, Barcelona, Valencia y Burgos.

Calatayud se encuentra enclavada en una posición estratégica en el centro del Sistema Ibérico. Es una ciudad muy bien comunicada. A tan solo 25 minutos de Zaragoza, a 55 de Madrid y 2 horas de Barcelona en Alta Velocidad.

Está situada en el cruce de caminos que conforman la Autovía A-2 y la N-234, Valencia-Burgos.

CONTACTO:

Teléfono: 976884260

Email: info@rutadelvinocalatayud.com

Dirección: Ctra. Valencia, 8, 50300 Calatayud, Zaragoza

ENOTURISMO EN LA RUTA DEL VINO DE CALATAYUD