Castillos en las Rutas del Vino de España (I)

Son joyas a veces olvidadas pero que han sido testigos del devenir de los tiempos, de monarcas caprichosos y de fiestas donde el vino corría a raudales. Estos seis castillos son el complemento perfecto para escapadas donde la historia cobra protagonismo en las Rutas del Vino de España.

La historia que rezuma de los anchos muros de estos seis castillos repartidos por el territorio nacional forma parte del tejido que conforman la cultura y los paisajes de las Rutas del Vino de España. Cada uno de ellos podría narrar relatos paralelos, en tiempo y espacio, al desarrollo de las vides que crecieron en su entorno y a la savia que aún corre por aquellas viejas cepas, muchas centenarias. ¿Nos acompañas a conocerlos?

Ruta del Vino Rías Baixas

Castillo de Soutomaior

Los tonos verdes y azules se mezclan con naturalidad en la Ruta del Vino Rías Baixas demostrando que el mar, las rías, los valles, los viñedos y los prados forman un único paisaje que configura la historia y la cultura de estas tierras. En ese lienzo encontrarás el Castillo de Soutomaior, una joya pétrea que emerge entre un bosque de castaños y que te atrapa desde el primer momento. En su arquitectura se percibe tanto su origen de fortaleza medieval (siglo XII) como la posterior transformación en palacio neogótico (siglo XIX) que llevaron a cabo los marqueses de la Vega de Armijo. A esta familia le debemos no sólo la capilla y la galería de Damas sino también el parque y unos preciosos jardines creados para el disfrute de invitados tan ilustres como Alfonso XII. Una curiosidad de la finca es que la cosecha de los viñedos del castillo, en su mayoría de albariño, sale cada año a subasta y la bodega ganadora se hace cargo de la vendimia y del traslado.

Castillo de Soutomaior en Ruta del Vino Rías Baixas Castillo de Soutomaior (Ruta del Vino Rías Baixas). Fotografía por: Turismo Rías Baixas

No te pierdas: el espectacular jardín de camelias, que cuenta con más de 400 ejemplares, 18 de los cuales centenarios. El mejor momento para visitar este lugar es durante la floración de las camelias, en febrero y marzo. Dentro de ese vergel está el ‘Jardín de camelia con Nombre de mujer’, donde crecen camelias en honor a mujeres tan admirables como Rosalía de Castro, Carolina Otero (La Bella Otero), Sofía Novoa, Emilia Pardo Bazán o María Vinyals, pionera del feminismo en nuestro país y que, curiosamente, nació en el castillo de Soutomaior.

Ruta del Vino Bierzo

Castillo de Ponferrada

Una ubicación codiciada desde la Edad de Hierro y unas tierras rodeadas de misterio son la carta de presentación del castillo de Ponferrada. Este es uno de los monumentos más espectaculares de la Ruta del Vino Bierzo y una visita obligada en tierras leonesas. Sus robustos muros forman un polígono de gran tamaño en los que no faltan torres ni barbacanas. Emplazado sobre un antiguo castro celta, el lugar también fue aprovechado por romanos y visigodos antes de convertirse en un recinto a cargo de los templarios, en el siglo XII. El espacio tiene un tamaño descomunal (más de 8.000 m2), pero lo que más llama la atención es su portada flanqueada por torres cilíndricas que se unen con un arco de medio punto.

En su interior, que es visitable, más de 1.400 libros (algunos tan relevantes como los facsímiles de las obras de Leonardo da Vinci) duermen en la Biblioteca Templaria y Centro de Investigación y Estudios Históricos de Ponferrada.

Castillo de Ponferrada en Ruta Vino Bierzo.

Castillo de Ponferrada (Ruta Vino Bierzo)

No te pierdas: la exposición permanente ‘Templum Libri’, una exhibición de un centenar de facsímiles de códices y manuscritos iluminados medievales y libros impresos ilustrados de contenido científico, humanístico, artístico y literario. Muchas de estas obras pertenecen a colecciones privadas. La exposición ocupa dos salas del Palacio Nuevo del castillo

Ruta del Vino Rioja Alta

Castillo de Sajazarra

 

Además de bodegas y viñedos, esta ruta enoturística por tierras riojanas también oculta bonitos pueblos y castillos espectaculares como el que se yergue en Sajazarra. En la parte más alta Rioja Alta, a unos diez kilómetros de Haro, se sitúa esta bien conservada fortaleza del siglo XV que nació como una construcción defensiva pero que pronto fue reconvertida en un palacio. Recorriendo su perímetro rectangular, pegado a la muralla de Sajazarra, podemos admirar sus robustos torreones cilíndricos, saeteras, matacanes y troneras. En su interior se sitúa una soberbia torre del Homenaje de cuatro plantas, que sobresale sobre el conjunto y que se encuentra rematada con una cornisa con almenas.

Su estado de conservación es bueno, ya que fue adquirido en los años sesenta del siglo pasado con la finalidad de convertirse en la residencia de la familia Líbano Daurella. Al descubrir en las mazmorras numerosos enseres relacionados con el vino decidieron elaborar el suyo propio para consumo familiar pero, poco a poco, el proyecto se fue afianzando y en 1973 construyeron las bodegas en los jardines de la fortaleza. Hoy día, se puede realizar la “Experiencia Castillo de Sajazarra”, que incluye visita a los viñedos de altura, a la bodega, y a las zonas externas del castillo.

Castillo de Sajazarra

Castillo de Sajazarra (Ruta del Vino de la Rioja Alta)

No te pierdas: un paseo por Sajazarra, donde te llamará la atención la mezcla de patrimonio histórico con arte contemporáneo, y por el entorno del río Ea.

Ruta del Vino de Navarra

Castillo de Olite

El Castillo o Palacio Real de Olite es otro de los más afamados de los que podemos encontrar en los territorios de las Rutas del Vino de España. Permite realizar una experiencia inmersiva completa, ya que su Palacio Viejo alberga un hotel gestionado por Paradores. Esta increíble construcción de 1402, que parece haber surgido de un mundo de fantasía, es uno de los edificios góticos más importantes de Europa. Su bellísima apariencia se la debemos al buen gusto de un monarca de origen francés, Carlos III el Noble, y a su esposa Leonor de Trastámara. La sutil combinación del gótico europeo y el mudéjar de su interior resulta insuperable en belleza y delicadeza. Aunque es posible realizar la visita por libre, es aconsejable hacerla guiada para conocer los entresijos históricos y otras curiosidades y anécdotas muy suculentas… Si necesitas una buena excusa cultural para hacer esta escapada a la Ruta del Vino de Navarra, apunta el Festival de Teatro que se celebra en el castillo cada verano.

Castillo de Olite (Ruta del Vino de Navarra). Fotografía por: Esteban Salinas

No te pierdas: un recorrido por Olite, un bello pueblo medieval de calles empedradas y nobles caserones, ligado al mundo el vino desde antiguo.

Ruta del Vino de Rueda

Castillo de La Mota

La cuna del verdejo no sólo ha visto crecer vides sino que también ha sido testigo de las andanzas de nobles, reyes y clérigos que han dejado su particular impronta en el paisaje. Palacios, monasterios, conventos y castillos emergen en altozanos o situados en pueblecitos de la margen izquierda del río Duero. Entre ese conjunto que brinda la Ruta del Vino de Rueda destaca el Castillo de La Mota, a las afueras de la localidad vallisoletana de Medina del Campo. Esta fortaleza que se comenzó a construir en el siglo XII, durante el reinado de Juan II, no se daría por terminada hasta la llegada de los Reyes Católicos, quienes añadieron un gran foso y una galería de tiro subterránea, una gran innovación en aquellos tiempos. Hoy día se puede visitar tanto de forma independiente (es aconsejable alquilar audioguía) como de forma guiada. En el recorrido destacan algunos lugares como el patio de Armas, el salón de Honor, las galerías subterráneas y la torre del Homenaje, donde tras subir 160 peldaños obtendrás una magnífica panorámica a 40 metros de altura.

Castillo de La Mota (Ruta del Vino de Rueda). Fotografía por: Miguel Ángel Muñoz Romero

No te pierdas: el cercano Palacio Real Testamentario de Medina del Campo, que alberga el Centro de Interpretación de la Reina Isabel I, donde se dictó el testamento de la monarca y también donde falleció, en 1504.

Ruta del Vino Méntrida-Toledo

Castillo de Escalona

Al norte de la provincia de Toledo, al amparo de la Sierra de Gredos, se extiende un territorio que se enorgullece de su terruño, de la nobleza de los oficios tradicionales y de la pasión por el vino. En ese espacio donde reina la garnacha también hay castillos que hablan de historia y que nos dejan curiosas anécdotas. Una de estas fortalezas se yergue sobre una colina de la población de Escalona y fue construida por el condestable Álvaro de Luna durante el reinado de Juan II. Este castillo, además, cumplía una doble función: defensiva y residencial. Por este motivo, aunque desde el río Alberche que discurre a sus pies su perfil es el de una fortaleza, basta acercarse para diferenciar la plaza de Armas y el antiguo palacio mudéjar. Su mayor momento de gloria se produjo ya en manos del marqués de Villena pero, desgraciadamente, sufrió muchos daños durante la Guerra de la Independencia en el siglo XIX y hoy día se encuentra en ruinas. Unas preciosas ruinas, eso sí.

Si visitas la Ruta del Vino Méntrida-Toledo, el castillo de Escalona tiene que estar en tu agenda ya que regala una de las panorámicas más bonitas de la provincia toledana.

Castillo de Escalona (Ruta del Vino Méntrida-Toledo). Fotografía por: Ayuntamiento de Escalona

No te pierdas: las anécdotas de este lugar. Una de ellas asegura que Juana Pimentel estaba en el castillo cuando le comunicaron la ejecución de su marido, Álvaro de Luna, y que se vio obligada a entregar la fortaleza a las tropas reales. A partir de ese momento, siempre firmó como “la triste condesa” para que no se olvidase la injusticia que se había cometido con su esposo. Tampoco debes perderte la Ruta de los Murales por las calles del pueblo.

 

Estos seis castillos son sólo algunos de los más singulares de las Rutas del Vino de España pero esta serie continuará con otros ejemplos, llenos de historia y curiosidades.

 

 

#elenoturismoestademoda
Compartir en: