Empordà

Empordà

Historia y Cultura

Pocos lugares en el mundo concentran en un pequeño territorio tanta historia, tanto paisaje y tanta cultura del vino como el Empordà.

Son 2.500 años de historia que hoy se pueden ver sobre el terreno, partiendo de Empúries y otros yacimientos arqueológicos de la Costa Brava, donde se conservan restos de prensas y fábricas de ánforas que muestran el gran comercio marítimo de nuestros vinos por el Mediterráneo durante la época romana.

También perviven varias de las cooperativas creadas a partir de la década de 1930 para recuperar la viña y el vino; su visita representa una inmersión cultural mucho más importante que probar sus vinos, porque nos permite entender las estructuras sociales y económicas de los pueblos y su ámbito agrícola ampurdanés.

Afortunadamente, en los últimos años se han llevado a cabo decenas de iniciativas privadas que han impulsado el renacimiento vitivinícola de la comarca y la consolidación de la DO Empordà. Así, la zona vive un resurgimiento que pone a disposición del visitante uno de los destinos enoturísticos más atractivos de Europa. Con su historia, cultura e identidad. Y con un buen número de históricas bodegas y una nueva generación de emprendedores que van recuperando las viejas viñas de sus abuelos y aplicando las tecnologías más modernas.

------

* Fotografía cabecera: Finca Garbet, Olga Planas. Castell de Peralada. RV D.O. Empordà

ven a visitarnos
Galería fotográfica Vídeos
Atrás Adelante

Paisajes, vino y experiencias

conoce nuestra ruta

El Vino

Una oferta vitivinícola para todos los gustos

La gama de vinos del Empordà es muy amplia. Los vinos tintos son de elevada calidad, con cuerpo, bien constituidos y armónicos, en ocasiones matizados por una cuidadosa crianza. Estos vinos de reserva y crianza presentan notas aromáticas muy características; son complejos, de sutil fragancia, con toques de especias, que mantienen siempre los aromas de la fruta y la planta. Una vez en boca, se expresan con plenitud, sabrosos y muy agradables.

En la zona se elaboran vinos blancos frescos y sabrosos, frecuentemente con variedades autóctonas, pero también otros monovarietales de notable calidad. También rosados, caracterizados por un color cereza bien definido, una gran personalidad y aroma delicado, frescos y de graduación alcohólica moderada.

Una singularidad de la comarca es la garnacha del Empordà, vino dulce natural elaborado con la variedad de uva que le da nombre. Generoso, con el sabor propio de la uva madura, cálido y sedoso, virtudes que lo convierten en un vino de postres excepcional, junto con el otro vino dulce propio de la zona, el moscatel del Empordà.

Los vinos ecológicos, las mistelas, los vinos de uva sobremadurada y los vinos espumosos completan la oferta vitivinícola del Empordà.

-----

* Fotografía: Consell Regulador D.O. Empordà