Rueda

Rueda

Historia y Cultura

La Ruta del Vino de Rueda, circunscrita a la Denominación de Origen Rueda, se ubica en pleno corazón de Castilla, extendiéndose a lo largo y ancho del margen izquierdo del río Duero.

Abarca parte de las provincias de Valladolid y Ávila, colindando con Segovia, y actualmente está integrada por 13 municipios que ofrecen una clara muestra de la riqueza turística e histórica de esta región vitivinícola por excelencia. Las condiciones climáticas y las características orográficas de sus suelos convierten a esta zona en privilegiada para el cultivo de la vid, especialmente la uva autóctona Verdejo, y confiere a sus vinos de una personalidad única con características inimitables.

Sus orígenes vitivinícolas se remontan al siglo XI y, desde entonces hasta hoy, el cuidado de la vid y la elaboración de vino han dotado a esta tierra de una cultura y tradición que se ve reflejada en todos los aspectos de su personalidad, desde sus gentes a sus manifestaciones artísticas, sin olvidar, por supuesto, la gastronomía, que adquiere un papel protagonista.

Se trata de un viaje imprescindible para todos aquellos que deseen conocer nuevas sensaciones, siempre con el vino y su entorno como protagonistas.

ven a visitarnos
Galería fotográfica Vídeos
Atrás Adelante

Actividades

  • Actividades

  • Gastronomía

  • Paisajes

  • Patrimonio

conoce nuestra ruta

El Vino

Rueda, Cuna del Verdejo desde el siglo XI

El paisaje castellano, caracterizado por sus verdes campos y pinares, se transforma en la Ruta del Vino de Rueda, cediendo protagonismo a los viñedos ligados a la Denominación de Origen Rueda.

Tras años de trabajo por el cuidado y protección de la uva Verdejo, la DO Rueda toma forma como tal en 1980, siendo la primera Denominación de Origen de Castilla y León en recibir este reconocimiento. Desde entonces los vinos blancos de Rueda han obtenido una importante fama internacional, con un carácter único.

Tradicionalmente se han elaborado vinos jóvenes, diferenciados por su peculiar color amarillo verdoso y sus aromas y paladar fresco, afrutado y elegante. Sin embargo, en los últimos años, algunas bodegas han apostado por la fermentación en barrica, presentando caldos de gran calidad y amplias sensaciones, y los vinos espumosos.

Aunque la variedad Verdejo es la autóctona, en la DO Rueda podemos encontrar vinos blancos elaborados con otras variedades, como Sauvignon Blanc, Viura o Palomino Fino y, desde el año 2008, variedades que permiten elaborar vinos tintos y rosados.