Lleida - Costers del Segre

Lleida - Costers del Segre

Historia y Cultura

Imagina que te despierta la luz del sol entrando por la ventana de la habitación, salir a correr por un bosque paradisíaco mientras te preparan un desayuno con las delicias locales. Al terminar ya tienes preparado tu kayak, para cruzar el pantano y visitar la que es la única bodega en España a la que se puede llegar en embarcación.

Continúa imaginando una salida en globo para contemplar el manto de flores rosas y blancas que forman los árboles frutales de Lleida en primavera, para aterrizar en la viña de una bodega donde se mezclan las vides y varias obras de arte.

La Ruta del Vi de Lleida es eso: experiencias únicas que te van a hacer conocer lo mejor de nuestra tierra. Un absoluto gustazo para tus sentidos.

Te podríamos decir que la Denominación de Origen Costers del Segre la forman 43 bodegas, 7 paisajes y mosaicos de colores absolutamente distintos unos a otros, con cepas plantadas desde los 200 metros a los más de 1000 metros de altura en el Pirineo, que se traducen en unos vinos absolutamente especiales, gracias al fuerte contraste térmico.

Te podríamos decir que más de 70 empresas forman parte del proyecto, entre restaurantes, hoteles, empresas de actividades turísticas, que están comprometidas en sorprender cada año a más de 35.000 personas y hacer de su  estancia en nuestras tierras algo para contar y recordar.

Te podríamos decir que conociendo la cultura del vino de Lleida, es la mejor manera de  descubrir nuestra tierra.  Que es un paseo por la gastronomía que engloba los valores tradicionales con las nuevas tendencias. Respeto a la cultura, tradición, estilo de vida saludable, autenticidad, sostenibilidad y experiencia.

Te podríamos decir esto y mucho más. Pero sobre todo nos gustaría que lo vivieras en persona. Prepárate para disfrutar unos días con la boca abierta: degustar  unos vinos  absolutamente diferentes, gritar mientras bajas por los barrancos o senderos de nuestras montañas en bici, degustando nuestra fabulosa cocina, de frente ante nuestra imponente Seu Vella, volando en avioneta por nuestras viñas, escuchando el concierto que se hace en una bodega, desayunando entre viñas u observando lo generosa que ha sido la naturaleza con nuestra tierra. Ven a la Ruta del Vino de Lleida. Harás lo que nunca has hecho. Vivirás en Lleida lo que nunca has vivido.

Porque la vida todavía te puede dejar con la boca abierta.

ven a visitarnos
Galería fotográfica
Atrás Adelante

Experiencias entre Vino y Patrimonio

conoce nuestra ruta

El Vino

La Ruta del Vino de Lleida es diversidad.

Territorios distintos, vinos diversos y un amplio abanico de historias y vivencias. El lugar ideal para conocer la máxima expresión de la diversidad del mundo del vino en un solo territorio.

Las bodegas que forman esta ruta elaboran sus vinos bajo la Denominación de Origen (DO) Costers del Segre.

Costers del Segre es una Denominación de Origen singular repartida en 7 diferentes subzonas que agrupan a la gran mayoría de las viñas de la provincia de Lleida. Es pequeña en número de bodegas (43), y grande por su extensión. Se trata de un territorio amplio y disperso que nos lleva de sur a norte: desde la última sierra del Montsant, con viñedos a 750 metros, hasta el Pirineo, pasando por los campos a 200 metros del llano de Lleida, y con viñas a más de 1.000 metros de altura, extendiéndose desde las sierras de Cervera hasta poniente de la provincia. Tierras calcáreas de llanos, cerros y montañas modeladas por un clima entre mediterráneo y continental, de amplios contrastes entre el día y la noche, con inviernos muy fríos y veranos calientes.

Costers del Segre es multicultural y multiconceptual debido, en gran parte, a la extensión y dispersión de su territorio y a la diversidad de sus paisajes y microclimas, lo que ha propiciado la gran capacidad de adaptación de las múltiples variedades plantadas en los últimos 40 años, aportando un potencial mayor para enriquecer a sus embotellados.

La filosofía innovadora y la mente abierta de la denominación tiene su reflejo en el gran trabajo en las viñas, en la diversidad de sus vinos, en sus magníficas y osadas etiquetas, en el trabajo de investigación y conocimiento proyectado en el futuro, y en su vocación exportadora, siendo reconocida internacionalmente por la calidad y dinamismo de sus elaborados.

Sus vinos, por sus diferentes virtudes, tienen la capacidad de cubrir todo el espectro que necesita una carta mostrando la singularidad de cada uno de sus territorios.

Tintos: Elegantes, profundos, afrutados, tánicamente integrados, de buena capa. Dominio de las uvas tempranillo, cabernet sauvignon y merlot, con un incremento importante en los últimos años de sirah y garnacha.

Gran diversidad de botellas, tanto de varietales como de ensamblajes multivarietales, en su mayoría de crianza en barrica.

Vinos de alta expresividad por la cantidad de matices que aportan. Son amplios en aromas, y resultan afrutados, minerales, equilibrados, amables y persistentes en boca, aunque no exentos de potencia.

Blancos: Vinos complejos, amplios, expresivos y persistentes. Por un lado, destaca el gran trabajo realizado en variedades como chardonnay, sauvignon blanco, albariño o riesling, consiguiendo vinos afrutados y glicéricos. Variedades que durante los últimos años acompañan a la reivindicación y resurrección del macabeu como uva de gran valor, que aporta cuerpo, estructura, equilibrio y crema a múltiples ensamblajes dentro de la DO.

También destaca el trabajo hecho en barrica con muchas de sus variedades, creando una serie de vinos de gran riqueza cromática, serios, plenos, complejos y estructurados, con cuerpo, que mejoran con una cierta guarda en botella.