Arquitectura y Vino

Arquitectura y Vino

Las instalaciones de muchas bodegas españolas han sufrido un fascinante proceso de modernización en los últimos años. Las principales empresas bodegueras han decidido apostar por la arquitectura del siglo XXI para crear grandes obras de arte que van mucho más allá de la clásica labor de almacenaje y crianza del vino.

Arquitectura y vino mantienen una idílica relación cuyo origen se remonta a tiempos pasados, pero que en la actualidad ha resurgido con más fuerza que nunca. En España, y más concretamente en una región tan importante a nivel de tradición y producción vinícola como La Rioja, podemos encontrar los mejores ejemplos de esta simbiosis entre la más moderna arquitectura y el tradicional arte de hacer vino. Buena muestra de ello son las Bodegas Baigorri, situadas en la localidad alavesa de Samaniego y obra del arquitecto Iñaki Aspiazu. La mayor parte de sus instalaciones son subterráneas, asomándose únicamente al exterior una gran caja acristalada. Dicha estructura está rodeada por un elegante espejo de agua y ofrece al visitante una espectacular panorámica sobre los campos de viñedos de la zona.

Sin salir de Rioja Alavesa, en Laguardia, encontramos la bodega de Ysios. Para su construcción, el famoso arquitecto Santiago Calatrava proyectó una finca longitudinal que, desde una visión cenital, representa la forma de una copa de vino. Su diseño vanguardista, perfectamente integrado en el paisaje de la zona, se ha convertido en la actualidad en todo un símbolo arquitectónico de la vitivinicultura riojana.

Bodegas Portia. Ribera del DueroEn Ribera del Duero también existen bodegas de marcado estilo vanguardista. Una de ellas es Bodegas Portia, diseñada por el prestigioso arquitecto Norman Foster. Sus 12.500 metros cuadrados, repartidos en tres plantas, forman una estrella de hormigón, acero, roble y vidrio. No obstante, su mayor éxito reside en la alta funcionalidad de sus distintas áreas, que consiguen el máximo aprovechamiento de su entorno orográfico.

La bodega de Protos, en Peñafiel, es otro magnífico ejemplo de modernismo. Diseñada por Richard Rogers junto a Alonso Balaguer y Arquitectos Asociados, se trata de una formidable reinterpretación contemporánea de las bodegas tradicionales de la zona. Las bóvedas de su cubierta soportadas por grandes arcos de madera laminada forman, sin duda, su elemento visual más llamativo. Sin embargo, esta construcción también se caracteriza por potenciar la transmisión térmica del terreno, así como por la reducción de la radiación solar y de las condiciones climáticas extremas de las diferentes épocas del año.

Las bodegas Cepa 21, Pagos del Rey o Legaris, por citar solo algunas, son otros maravillosos ejemplos de este bello romance entre vino y vanguardismo arquitectónico.

 

Galería fotográfica
Atrás Adelante

en Rioja Alavesa

  • en Ribera del Duero

  • en Rías Baixas

  • en Campo de Borja: Bodegas en Cerro

  • en Rioja Alavesa